UN BANQUETE EN LA BASURA

lunes, 31 de agosto de 2015



Cineastas y amantes de la comida, Jen Rustemeyer y Grant Baldwin investigan el viaje de los residuos alimentarios y comprueban cómo se van generando desde la granja, pasando por el comercio mayorista y minorista, hasta llegar a su propia nevera.

Después de ver los miles de millones de dólares de comida en perfectas condiciones que se desechan cada año en Estados Unidos, Jen y Grant se comprometen a dejar de comprar comida y a sobrevivir sólo de alimentos desechados.

Lo que descubren es verdaderamente impactante.

Con entrevistas al profesor Tristram Stuart (autor del libro "Despilfarro: el escándalo global de la comida"), el documental se centra en nuestra obsesión sistématica por las fechas de caducidad, los productos perfectos y los tamaño de las porciones y revela el meollo de este problema aparentemente insignificante que está teniendo consecuencias devastadoras en todo el mundo.

"Un banquete en la basura" lleva a agricultores, comerciantes, organizaciones y consumidores a la mesa, en una historia cinematográfica deliciosamente entretenida y educativa a la vez.

CUANDO PENSABAS QUE YO NO ESTABA MIRANDO...

viernes, 28 de agosto de 2015

DE TI APRENDI...

martes, 25 de agosto de 2015

CERRAR ETAPAS

viernes, 14 de agosto de 2015



PERSONAS QUE TOCAN TU VIDA

jueves, 13 de agosto de 2015


POLÍTICA DE COOKIES

martes, 11 de agosto de 2015

¿QUÉ SON LAS COOKIES?

Una cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.

¿QUÉ TIPOS DE COOKIES UTILIZAN ESTA PÁGINA WEB?

Google Analytics: Cookies analiticas, son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos. 

Google Adsense: Cookies publicitarias, son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación. 

CONSULTE EN ESTE ENLACE DONDE PUEDE CONSULTAR LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD DE ESTO SERVICIOS DE GOOGLE. REVOCACIÓN Y ELIMINACIÓN DE COOKIES


Puedes permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en tu ordenador mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en tu ordenador.

Para más información sobre el navegador Firefox pulse aquí.
Para más información sobre el navegador Chrome pulse aquí.
Para más información sobre el navegador Explorer pulse aquí.
Para más información sobre el navegador Safari pulse aquí.
Para más información sobre el navegador Opera pulse aquí.

DE TI APRENDÍ...

lunes, 20 de octubre de 2014

¡Referéndum YA!

lunes, 2 de junio de 2014

Por qué es importante

El Rey acaba de abdicar en favor de su hijo. Se trata de una oportunidad histórica para promover un amplio debate público que ayude a regenerar nuestra democracia y determine el futuro de la monarquía.

La decisión viene precedida por una extraordinaria lista de escándalos y polémicas que ha desembocado en una grave crisis institucional, haciendo mucho daño a España. En paralelo, el apoyo ciudadano a la Corona se ha ido desmoronando paulatinamente. Aprovechemos este momento de cambio para exigir la apertura inmediata de un proceso que conduzca a un referéndum acerca del futuro de nuestra democracia y de la monarquía.

Este es nuestro momento. Con independencia de nuestras preferencias políticas, ahora es el momento para iniciar una revisión crítica y constructiva, impulsada por los ciudadanos, de nuestro modelo de Estado. Firma la petición y compártela con todo el mundo -- si logramos un millón de firmas esta semana, trabajaré con Avaaz para desatar una tormenta mediática que obligue a partidos clave a poner este tema en la agenda parlamentaria. 
 

“ESPAÑOLIZAR” O EL PECADO DE SER CATALÁN

domingo, 11 de mayo de 2014

Haber nacido en 1960 me proporciona una cantidad considerable de recuerdos, entre ellos el de un niño de 6 años que cada mañana, en el patio del colegio, cantaba el “Cara al sol” con el brazo en alto, como si fuera un juego, mientras una bandera, roja y gualda, ascendía por el mástil.

De aquella época es también una fotografía de escolar dócil posando ante un decorado de libros, con un ventanal de cipreses pintados al filo de un arroyo, un busto de Cervantes y un mapa político de España. Una fotografía en blanco y negro coloreada con anilinas tristes ya, de tiempo y de experiencia.

Quien supo de materias obligadas, como una Religión centrada en el pecado y en la culpa o aquella denominada Formación del espíritu nacional guiada por el odio y por el miedo para cultivar un nacionalismo español de hoja perenne, oye ahora mensajes parecidos, bajo la misma bandera que esconde el águila aunque esté claro que mantiene las garras afiladas.
Así el país, aquel país tan impuesto como ficticio, vuelve hacia el blanco y negro maquillado de anilina, de la mano de un ministro de Educación apellidado Wert: «Sí, nuestro interés es españolizar a los alumnos catalanes».

Fui un alumno catalán curiosamente españolizado. Mi madre, nacida en Granada, contrajo matrimonio con mi padre, nacido en Zamora, y algún tiempo después nacía yo en la ciudad de Badalona. El catalán estaba perseguido por el nacionalismo español gobernante, la escuela era en castellano, la ideología venía de la mano de aquellas enciclopedias Álvarez que, sin embargo, recuerdo con afecto. El tiempo tuvo que llevarse la mitad de mentira, de imposición y de odio que contenían ciertas enseñanzas. Algo debió ayudar tener buenos maestros que no eran catalanes, una madre cariñosa e inteligente que les pedía a los vecinos que nos hablasen catalán a mi hermano y a mí, o un abuelo andaluz tan republicano como honesto.

Pero los vecinos que eran catalanes nos hablaban en castellano, ¿quién sabe cuánto de cortesía y cuánto de miedo podía haber en aquella buena gente cuyo pecado principal consistía en ser catalanes y hablar catalán en Catalunya? ¿A alguien se le ocurre que se le pueda prohibir hablar su lengua a un castellano en Castilla? Ahora parece que la memoria es frágil, aquí no sólo se persiguió al republicano, también se persiguió al catalán sólo por serlo, algunos se olvidaron pronto o se inventaron otra historia.

Crecí en un país cuyo interés era españolizar a los niños catalanes. Aunque yo no hablaba catalán tuve que acostumbrarme a ser “polaco” y decidí aprovechar, a los veinte años, el Servicio militar obligatorio que me llevó a Sevilla para empezar a hablar un catalán titubeante con aquellos catalanes que no me conocían. Así, cuando volví, empecé a construir mi segunda lengua, el catalán, a pesar de un franquismo que pensábamos muerto, a pesar de una educación españolizante, a pesar de quienes nos llamaban polacos, como si fuera una broma, como si no se destilase en el apelativo ese odio ancestral de “lo español” hacia lo diferente, ese afán de imposición y tabla rasa.

Empecé a hablar catalán por voluntad propia y por convencimiento de que esa lengua debía ser tan mía como la otra, por vivir en una tierra integradora a la que durante mucho tiempo se le ha negado su esencia de nación. Y eso nada tenía en contra de España, de una España ideal que siempre ha sido bombardeada desde la Meseta y desde sus aledaños. De una España que fuera tan integradora como Catalunya, que estuviera orgullosa de una diversidad real. Una España que hoy ya parece imposible.

Pareció un proyecto viable en la mal llamada Transición, donde hubo ejemplos de diálogo y donde las concesiones a la presión de la oligarquía franquista y de un ejército contaminado dieron a luz una Constitución pactada que, a pesar de todo, podía suponer un marco de convivencia. La politización de los tribunales acabó con ese sueño y un Tribunal constitucional manipulado y disminuido en número demostró que lo votado en un parlamento y refrendado por la mayoría de una población podía ser deshecho por un puñado de magistrados. ¿Democracia?

El 11 de septiembre de 2012 salió a la calle un pueblo cansado de tres siglos de incomprensión, cansado de la continua involución de la política española, cansado de la corrupción de la casta política, cansado de la gestión de la crisis financiera.

No es el dinero lo que mueve las banderas independentistas, es la dignidad que un día y otro pisotea esa Castilla antigua, que se llama "España".

Y la respuesta es el insulto y vuelve a ser el miedo. La respuesta es seguir intentando arrinconar la lengua hermana en ese cainísmo miserable que lastra la historia de lo que pudo ser España y hoy no es más que el Estado español. Ahora nos dicen que no somos soberanos, que no podemos decidir nuestro futuro, ni los catalanes de padres catalanes, ni los catalanes de padres castellanos, extremeños, andaluces… Esto es la democracia española, escrito en castellano, con el dolor de quien creyó en una democracia verdadera y hoy se pregunta a qué espera el 15M, a qué esperan los verdaderos demócratas para salir a denunciar en la calle el regreso del odio, de la intransigencia, de la uniformidad.

Soy profesor de castellano en Barcelona, mis alumnos hablan dos lenguas con el mismo orgullo, el castellano con un dominio similar o mejor que el de la mayoría de los niños de Castilla. En mis clases de castellano no hay ideología, hay reflexión. Hay lengua, una lengua castellana hermosa y rica, con una tradición literaria que está muy por encima de la política cicatera de estos tiempos. Mis alumnos no necesitan que venga nadie a españolizarlos, quieren crecer libres y ser demócratas y que se les acepte porque son personas y no porque puedan ser votantes.

Son catalanes en un sistema educativo integrador, donde la lengua vehicular es el catalán, la lengua propia de Catalunya. Esa Catalunya que pudo ser nación española y que tendrá que ser nación europea, lo que siempre ha sido; pero de la mano de un independentismo gestado fuera de Catalunya por los intolerantes.

¡Qué lástima que en el resto de España haya tan poca empatía, tan poca capacidad de entender lo diferente!

Pronto va a ser 12 de octubre, el mal llamado día de la "Hispanidad", y no voy a celebrar vuestra incomprensión. Ser catalán era, para muchos catalanes, la única manera de ser español; ahora será la única forma que tiene un catalán de ser europeo.

No soy nacionalista, los nacionalistas son Wert o Rajoy, el que calla.

Soy catalán, señores, mi padre es de Zamora, mi madre de Granada. No voy a alegrarme ni voy a repartirme cuando llegue la independencia. Soy catalán, votaré por esa independencia,  y espero que algún día podamos ser buenos vecinos, al fin y al cabo soy profesor de castellano, esa lengua que otros llaman español.


Francisco Javier Cubero Egea

Llicenciat en Filologia Hispànica per la Universitat de Barcelona i tècnic  especialista en Arts Gràfiques, actualment desenvolupa la seva tasca  docent en el programa de Graduat Superior de Disseny de l’Escola  Elisava, centre adscrit a la Universitat Pompeu Fabra, i al Col · legi  Santa Teresa de Lisieux de Barcelona.

TE DESEO...

miércoles, 25 de diciembre de 2013


 

MENSAJE DE PUMJ


TU ERES UNA PIEZA IMPORTANTE EN ESTE MUNDO,TU GRANITO DE ARENA ES IMPRESCINDIBLE. PARTICIPA, CORRE LA VOZ, ENVIA, EXPLICA, APORTA TODO LO QUE CONSIDERES OPORTUNO. CUANTA MAS PERSONAS NOS IMPLIQUEMOS MAS AVANZAREMOS HACIA UN MUNDO JUSTO. GRACIAS Y UN ABRAZO.

Google+ Followers